LIBROS

UN VIEJO QUE LEÍA NOVELAS DE AMOR, Luis Sepúlveda



TÍTULO:
UN VIEJO QUE LEÍA NOVELAS DE AMOR
AUTOR:
LUIS SEPÚLVEDA
EDITORIAL:
TUSQUETS
(COLECCIÓN ANDANZAS)
GÉNERO:
NOVELAS
AÑO:
1989
PÁGINAS:
137





(ENTRADA PROGRAMADA...)

Hola a todos!

Me encanta esta novela de Luis Sepúlveda porque el protagonista: (Antonio José Bolívar Proaño) me produce mucha ternura cuando lo descubro en su choza, sin sus dientes, balanceándose en su hamaca mientras arrecia el aguacero leyendo novelas de amor que el dentista le suministra cada cierto tiempo y que tanto mitigan su soledad desde que supo que sabía leer -de aquella forma tan curiosa que te invito a descubrir-. A través de la lectura Antonio José Bolívar Proaño encuentra historias que le invitan a imaginar lugares lejanos inimaginables para un hombre que solo conoce la amazonia como por ejemplo le cuesta imaginar "Venecia" con sus calles anegadas y las góndolas que la atraviesan con enamorados sobre ellas. Un Viejo que leía novelas de amor es una historia bien narrada que te enreda y te conmueve de tal manera que no puedes dejar de leer hasta finalizarla casi en un suspiro. Tiene todos los ingredientes necesarios para engatusarte: naturaleza; aventura; cierta clave disparatada; una crítica a la herida incurable que se le causa a la naturaleza con ese triste empeño de colonizarla con malas artes y codicia; y también contiene una chispa de humor muy necesaria.
Te la recomiendo!

Y tú, la has leído ¿qué te pareció?

Son de esas novelas que hacen leer en el Instituto y en las que te asomas con recelo más que nada porque te las hacen leer obligatoriamente para hacer comentario de texto pero que después descubres que te engancha. Eso me pasó a mí hace ya unos cuantos años y he vuelto a retomarla con ganas y con recuerdos de aquellos días pasados.

Elena M


4 comentarios:

Ana Belén dijo...

Qué bonito Elena...
A mí también me has conmovido con tu reseña... Además, me sirve para el reto de Librópatas que nos piden un libro protagonizado por una persona mayor (anciano). Voy a indagar a ver si está en la biblio y si está, seguramente sea de mis próximas lecturas...

METAMORFOSIS EN EL VIENTO dijo...

Hola Ana Belén!
Me alegro que la reseña te invite a su lectura y además te sirva para el reto! Es una lectura ágil y muy bien narrada. Ojalá te guste tanto como a mí.
Un abrazo.
Elena.

JuanCarlosG dijo...

Compré este libro hace bastante tiempo pero aún sigue esperando en la estantería. La verdad, no sé por qué no lo he leído. Seguramente otros le fueron quitando el turno y ahí quedó, casi olvidado.
Me ha gustado la reseña, de modo que puede que haya llegado el momento de leerlo.
Un saludo.

METAMORFOSIS EN EL VIENTO dijo...

Hola Juan Carlos!
Todo tiene su tiempo y su momento. Yo también tengo novelas por ahí aparcadas esperando esa chispa de conexión. Ojalá te guste y la disfrutes!
Gracias por tu visita y por dejar comentario.
Un abrazo.
Elena.

Publicar un comentario

Trabajos protegidos

Safe Creative #1609060245964
Licencia de Creative Commons
Metamorfosis en el viento by Pablo y Elena is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://vivoentijyp.blogspot.com.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en http://vivoentijyp.blogspot.com
La música es un refugio al que acudimos en muchos momentos de nuestras vidas a veces con cierta nostalgia, otras con ganas de escuchar en una voz tu propia historia y hacer catarsis con cada nota. También es un refugio de paz que mitiga la soledad. Hay brújulas que te llevan hacia los cuatro punto cardinales dejando unos trazos de energía en cada punto que cuando se unen suena una hermosa melodía.
La música es un lenguaje universal que nos hace ricos en experiencias y sensaciones. Nosotros amamos la música de tal manera que dejamos que sea una prolongación más de nosotros. Aquí dejamos constancia de algunas canciones que nos acompañan y que se han convertido en bandas sonoras de nuestra vida y por ende de aquellos que también nos rodean.
Pablo y Elena