DE LA TIERRA A LA LUNA, Julio Verne


(ENTRADA PROGRAMADA POR AUSENCIA...)

Hola a todos!
Actualmente me encuentro en la lectura de esta novela de Julio Verne en formato digital. No soy muy asidua a este tipo de formatos porque me cansa la vista. Prefiero sin lugar a dudas el formato físico con la propia atracción de su aroma, con el pasar de las hojas y el sentir del papel...pero he de reconocer que en algunas situaciones es muy cómodo el digital pues con el mismo móvil puedes ponerte a la lectura y además puedes conseguir libros gratis en estos formatos con lo cual ahorras y en los tiempos que corren y los altos costes de los libros se agradece. En fin que me voy por los cerros de Úbeda y quiero hablaros de esta novela. 
No me atrae nada la idea que nos propuso Julio Verne en la novela a través de unos protagonistas obsesionados con las armas y que pretenden enviar un proyectil a la luna. Me desagrada esa perturbación plasmada a tinta de querer herir un astro tan querido con experimentos tan ruines con el único fin de llevarse aquella gloria y tener un lugar en los anales de la historia. Bueno, amanecí así, con ganas de poner todo patas arriba, perdonen mi desfachatez y mi forma de escribir esta vez la entrada. Es una novela que nos habla de cómo a través de una idea estúpida planea el primer viaje a la luna. No está mal la lectura aunque en esta edición digital he encontrado muchos fallos gramaticales, ortográficos...y me desagrada cuando encuentras tantas cosas por ahí que empequeñecen el texto de un grande como Julio Verne que tanto momentos felices me regaló en la infancia y adolescencia con la lectura de sus novelas. Aplaudo la forma en la que tenía Julio Verne de poner un lado científico a sus novelas porque se aprende y te invitan a soñar con sus notas más científicas. Es uno de mis autores favoritos debo confesarlo. 


¿Quién osa profanar al astro indiscutible que asoma con todo su esplendor en la oscuridad de la noche? ¿Quién osa desvirgar aquella superficie de un nuevo mundo que tanto inspira? Esos científicos yanquis y su maldita obsesión por las armas aún estando tullidos por las batallitas de antaño no aprenden quieren más y más, no sacian sus ganas de atormentar con sus armas. Qué placer más antipático. No saben vivir sin ellas, y cuando el aburrimiento y los alto al fuego los debilitan no se les ocurre mejor idea que disparar proyectiles a la luna con la  disparatada intención de saludar a los habitantes de ésta si los tuviera. No hay poesía más corrupta que aquella que lastima a una musa tan bella y sin embargo la necesidad de unas huellas que hagan un nuevo camino en la luna parece atraer a tal espectáculo grotesco. 

Elena M

Comentarios