LIBROS

LO VI BAJAR DEL TREN, DesdeSyrma8.3


Hola a todos! 
Hoy, os compartimos otro hermoso poema de (DesdeSyrma8.3) escrito en 2011 que habla de amor y de reencuentros. 
Esperamos que os guste.
Elena M

LO VI BAJAR DEL TREN

Lo vi bajar del tren
maleta corta en mano
lejanas tierras se leían
en las suelas de sus zapatos;
las huellas marcaron
el instante del reencuentro
en aquel andén desolado.

Nos abrazamos
y su sonrisa detuvo
las agujas del corazón
de un tiempo descarado.

Sentí la urgencia
de rozar nuestros labios
y así fue como al fin
él y yo nos besamos.

Temblaban nuestros cuerpos
con esa fuerte pasión
que nos hace tan humanos.

Respiraciones y latidos
benditos cómplices
de dos enamorados
que se redescubren
tras un tiempo alejados.

El andén nos vio marchar
cogidos de la mano
y por un momento nuestro amor
ocultó la tragedia de una guerra
que sacudía distintos bandos.

©DesdeSyrma8.3, 2011
Todos los derechos reservados.
Prohibida copia. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Trabajos protegidos

Safe Creative #1609060245964
Licencia de Creative Commons
Metamorfosis en el viento by Pablo y Elena is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://vivoentijyp.blogspot.com.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en http://vivoentijyp.blogspot.com
La música es un refugio al que acudimos en muchos momentos de nuestras vidas a veces con cierta nostalgia, otras con ganas de escuchar en una voz tu propia historia y hacer catarsis con cada nota. También es un refugio de paz que mitiga la soledad. Hay brújulas que te llevan hacia los cuatro punto cardinales dejando unos trazos de energía en cada punto que cuando se unen suena una hermosa melodía.
La música es un lenguaje universal que nos hace ricos en experiencias y sensaciones. Nosotros amamos la música de tal manera que dejamos que sea una prolongación más de nosotros. Aquí dejamos constancia de algunas canciones que nos acompañan y que se han convertido en bandas sonoras de nuestra vida y por ende de aquellos que también nos rodean.
Pablo y Elena