IMION, EL HACEDOR DE ESTRELLAS




Imion con la mirada perdida en el bote de pintura de color amarillo que dejó olvidado el de mantenimiento en un rincón. El bote de pintura feliz de ser descubierto a través de la mirada cómplice de un niño. Los pies menudos y descalzos de Imion internándose en aquella aventura amarilla, de consistencia pringosa. Ávido de contar su historia: su amor por la astrología, su interés por la magia sublime del universo. Afición compartida con su padre y su abuelo. Una sonrisa pícara y un cosquilleo en el estómago después huellas, cientos de ellas por la habitación, por el pasillo, por el control de enfermería, por otras habitaciones contiguas.

 Un reguero de luz.
             Un parpadeo tras otro. 

El firmamento por fin feliz de ser dibujado en aquel rincón donde el niño habita mientras recupera la salud.

 Las estrellas recién naciendo a través de las huellas de un niño:
 Imion, "El hacedor de estrellas"
Aplausos y sonrisas con la travesura.
Deseos de cambio.

Todos tenemos derecho a soñar, a jugar, a iluminar nuestro pedacito de cielo, a compartir nuestra historia y dejar huellas.
Imion fue el precursor de una iniciativa que daría color y magia a diferentes hospitales de toda la península y de las Islas donde muchos niños recuperan la salud.
Si no hay un poco de color y ni siquiera un poco de imaginación cualquier habitación se vuelve aburrida y oscura más aún si se trata de la habitación de un hospital en el que los pacientes tienen que pasar un largo y duro proceso de enfermedad.

Ayúdemos a construir espacios de magia donde más se la necesita.

Pon tu estrella al alcance de todos.
Firmemos cada uno un universo...



Pablo C, 2016 ©
Proyecto registrado.
Todos los derechos reservados.
@bulevar58

Safe Creative #1609060245964

Comentarios