LIBROS

LIMBO VIRTUAL



Se había vuelto un zombie; todo el día pegado al mando disparando vete tú a saber qué en la pantalla de la consola. 
Le hablaba y a todo me contestaba con monosílabos: Sí, No. Lo estaba perdiendo.... Ya no era ese niño dulce, sociable y divertido ahora era todo lo contrario y me asustaba.
 Cuánto mejor estaba jugando en la calle, con niños de carne y hueso, interactuando mirada a mirada, compartiendo, aprendiendo. 
 ¿Qué podía hacer? Aquella máquina me estaba ganando la partida. 
Máquina: 10 
Madre: 0 
el k.O. era tan doloroso... Nunca debí sucumbir a la idea de regalarle ese amasijo de soledad y de apatía. 
Demasiado tarde para lamentarse...Él ya estaba perdido en un limbo virtual, una droga tecnológica que destruye la realidad y yo desolada con la pérdida de la inocencia de mi hijo.

Pablo C 2016
Todos los derechos reservados.
Safe Creative #1609060245964

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Trabajos protegidos

Safe Creative #1609060245964
Licencia de Creative Commons
Metamorfosis en el viento by Pablo y Elena is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://vivoentijyp.blogspot.com.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en http://vivoentijyp.blogspot.com
La música es un refugio al que acudimos en muchos momentos de nuestras vidas a veces con cierta nostalgia, otras con ganas de escuchar en una voz tu propia historia y hacer catarsis con cada nota. También es un refugio de paz que mitiga la soledad. Hay brújulas que te llevan hacia los cuatro punto cardinales dejando unos trazos de energía en cada punto que cuando se unen suena una hermosa melodía.
La música es un lenguaje universal que nos hace ricos en experiencias y sensaciones. Nosotros amamos la música de tal manera que dejamos que sea una prolongación más de nosotros. Aquí dejamos constancia de algunas canciones que nos acompañan y que se han convertido en bandas sonoras de nuestra vida y por ende de aquellos que también nos rodean.
Pablo y Elena