LIBROS

¡FELIZ DÍA PAPÁ!



Hola a todos!

El primer amor de mi vida junto a mi madre sin duda alguna: MI PADRE. 
Un hombre que me enseñó que la sensibilidad no es una cosa de género que es algo grandioso y brillante en el ser humano y que no hay que tener miedo a mostrar las emociones en público, en familia. Que es algo natural y hermoso que nos ayuda a sanar por dentro y nos enriquece creando un vínculo especial. No somos androides, somos de piel, impulso cerebral, huesos, músculos, latidos y conformados por un esqueleto y unos órganos portentosos, brillantes, fascinantes, cósmicos. 
MI PADRE: el hombre que me enseñó a leer sobre su regazo y con el que comparto pasiones de lectura y de coleccionismo además de otras complicidades. Siempre me gustó esa faceta suya como niño grande que juega con sus locomotoras, coches de carreras y maquetas sin perder ni un instante el brillo de sus ojos y su sonrisa. Así aprendí de él a cuidar y mimar a nuestro niño interior : jugando y compartiendo los juegos con los que amamos. Un viaje a la curiosidad y la inocencia SIEMPRE. Cuando hablo de mi padre los ojos se me llenan de emoción,  orgullo y de amor. Es mi superhéroe con nombre propio, sin capa, ni necesidad de antifaz, a cara y pecho descubiertos pero con capacidad para hacer volar con sus abrazos. Me encanta refugiarme en su abrazo cada vez que lo hago me siento rica, afortunada, protegida y amparada...
 MI PADRE: Con sus cicatrices, victorias y derrotas que le han llevado a ser un ser generoso, paciente, humilde, empático, soñador,  apasionado... un ser humano profundamente inspirador.
 MI PADRE: El gran guardián de un hogar creado con amor, dicha, afectos, gratitud, generosidad , confianza, serenidad y esfuerzo. En definitiva: valores. Valores que nos enriquecen y nos llenan de humildad. 
MI PADRE: Con su aroma propio conformado por la piel de los libros que tiene por doquier, la naturaleza heredera de lo que le rodea, la pintura con toda la esencia de sus aficiones, sus andaduras culinarias como gran chef, con esa visión suya que transporta tanta belleza y estimula...
MI PADRE: Todo eso y mucho más. No me cabrían palabras de gratitud por todo lo que ha construido,por todo lo que nos da cada día y por lo que ES.
Un momento especial junto a él: Todos; pero en especial nuestras aventuras visitando faros y compartiendo historias sobre el mar y esa piel azul que respira vida, que late y es un sinfín de historias abiertas a ser contadas con valentía...
En nombre de todos tus hijos:
¡Feliz día papá!
Y también mi homenaje a mi marido que ES un padre maravilloso y que no deja de luchar para poder pasar más tiempo junto a nosotros. Cada día es un regalo, cada día es una declaración de amor de su parte. 
Te amamos y nos sentimos muy orgullosos de ti, siempre.
Gracias por tanto amor y por tanta vida JUNTOS.
Elena M 
Todos los derechos reservados. 

2 comentarios:

Naya_gm dijo...

Que bonito es leerte, yo no tengo buena relación con mi padre así que para mi ayer no fue un día especial, pero me encanta leer personas que tienen que agradecerle cosas preciosas a los suyos!
¡un besazo!

METAMORFOSIS EN EL VIENTO dijo...

Hola Naya! No sé qué decir, sólo puedo enviarte un abrazo fuerte! Gracias por tus palabras de cariño.
Elena.

Publicar un comentario

Trabajos protegidos

Safe Creative #1609060245964
Licencia de Creative Commons
Metamorfosis en el viento by Pablo y Elena is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://vivoentijyp.blogspot.com.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en http://vivoentijyp.blogspot.com
La música es un refugio al que acudimos en muchos momentos de nuestras vidas a veces con cierta nostalgia, otras con ganas de escuchar en una voz tu propia historia y hacer catarsis con cada nota. También es un refugio de paz que mitiga la soledad. Hay brújulas que te llevan hacia los cuatro punto cardinales dejando unos trazos de energía en cada punto que cuando se unen suena una hermosa melodía.
La música es un lenguaje universal que nos hace ricos en experiencias y sensaciones. Nosotros amamos la música de tal manera que dejamos que sea una prolongación más de nosotros. Aquí dejamos constancia de algunas canciones que nos acompañan y que se han convertido en bandas sonoras de nuestra vida y por ende de aquellos que también nos rodean.
Pablo y Elena