LO MEJOR Y LO PEOR DE LAS REDES SOCIALES

Hola a todos!
Hace unos días mis niveles de indignación llegaron hasta límites insospechados debido a ciertos comentarios desafortunados que se vertían  en la cuenta de la pareja de un joven que lucha contra la leucemia. Os pongo en antecedentes siempre desde el respeto por supuesto esto siempre y ante todo por ello omitiré nombres y datos innecesarios. Resulta que este joven relató  y puso cara a su historia personal en la lucha contra la leucemia haciendo un llamamiento especial en cuanto a la donación de médula ósea se refiere por diferentes medios ya que para muchos es el único método viable para salvar la vida como en este caso el de este joven y aún así los casos de éxito por desgracia no son muy altos. Queda mucho por investigar. Cabe destacar que este llamamiento no lo hacía sólo por él porque no es apropiado se extendía para todo aquel que lo necesitara. En España somos lideres en cuanto a donación de órganos se refiere pero cuando se trata de médula ósea estamos muy por debajo de otros países y hay mucho por hacer; por ello cualquier impulso con nombre y apellidos ayuda a sumar conciencias y salva vidas. Nadie se imagina lo que este joven logró al contar su historia, es admirable, no hay parangón y a veces la generosidad pasa factura y es el caso que ahora os mentó con dolor e indignación. De aquí lo mejor y lo peor de las redes sociales. No puedes echar en cara a alguien que está pasando por una situación límite que no dé señales, que no actualice su estado diriariamente y todo esto aderezado con esa manera tan falta de respeto al decir que muchos se han hecho donantes con su historia y que merecen respuestas de tu estado de salud. Me aterra a lo que estamos llegando, sí, me asusta esta falta de empatía, esta incapacidad para entender silencios. No somos autómatas: sentimos, padecemos. Nadie está obligado a nada y si quieren permanecer en silencio tanto como si quieren dar por terminada actividad social en estos medios creo que es entendible y respetable. Yo estoy pasando por una situación parecida y me duele esta falta de empatía, esta oscuridad que se cierne sobre los medios sociales con impunidad y he tenido la necesidad de trasladarlo aquí como punto de inflexión, como eco, como necesidad de crear conciencia en cuanto a la intimidad y el respeto se refiere. Contar una historia personal no significa ser una persona pública y tener que estar dando explicaciones por secula seculorum. Me preocupa todo esto como madre que soy el que mis hijos en un futuro se vean desprotegidos por eso intento inculcarles el valor del respeto, la empatía y la intimidad y ojalá cale en ellos. Nos estamos cargando la comunicación personal abriendo caminos sociales peligrosos y sin fundamento.
En fin ojalá toda esta perorata sirva para algo.
Un abrazo.
Elena M

Comentarios