METAMORFOSIS



Queridos lectores:

No soy escritor, ni pretendo serlo, simplemente escribo cuando el alma me habla como en esta ocasión en la que mientras estaba tumbado en la arena de la playa con la mirada puesta en el cielo me nació este mensaje, este texto. Creo que viene de mi propia metamorfosis...


METAMORFOSIS

No quería una vida si no era junto a ti por eso puse mis alas a tu alcance aun a sabiendas que no volvería a volar, no de aquella manera tan grácil esculpiendo el cielo entre plumas fugaces y eléctricas. De carne y hueso, en figura humana, el riesgo de metamorfosis era elevado pero mirarte como si el alma nos hablara de tú a tú merecía la pena; y tus caricias ¡ay, soñaba tanto con ellas...! Tus dedos marcando mi suave espalda que soñaba entonces humana me producía un placer difícil de describir con mi vocabulario. Muy a menudo confundía la realidad con la ficción en un estado cuasi febril y al despertar la humedad de la nostalgia me despedazaba aquel pequeño corazón cubierto de plumas. El amor es posible entre un ser que bate viento y otro que late tierra? La pregunta quedaba una y otra vez al reflejo de la ventana de mi gran amor donde yo posaba mis deseos. Rompería aquella barrera, lo conseguiría. Por ella dejaría mis alas al abrigo de su almohada y al despertar ella me encontraría en un abrazo cubierto de dulces lágrimas y un beso con sabor a cielo.

Pablo Castro ©2016
@bulevar58  
Derechos reservados.


Y aquí como un juego a medias con la ayuda de mi amiga escritora Teresa Delgado que me corrigió el texto de esta manera.
Dos formas diferentes de ver un texto que guarda un mensaje especial. 

METAMORFOSIS

Era una sensación indescriptible aquella de volar de aquella manera tan grácil surcando el cielo entre plumas fugaces, pero yo no quería una vida sino era junto a ti, por eso puse mis alas a tu alcance.
Volvería a ser de carne y hueso aun a sabiendas de que la metamorfosis iba a ser inevitable, pero mirarnos de alma a alma, recibir tus caricias, tus dedos recorriendo mi espalda despertaban mi emoción más intensa y soñaba continuamente con ello.
A menudo confundía realidad y ficción y al despertar, húmedo de nostalgia me preguntaba si sería posible un amor entre un ser que bate viento y otro que bate tierra.
Mi pregunta quedaba siempre posada en el reflejo de la ventana de mis deseos, allí donde se reflejaba mi gran amor.
Decidí ser yo mi respuesta:
Rompería la barrera que nos separaba. Por ella dejaría mis alas bajo su almohada y al despertar, ella me encontraría en su abrazo, cubierto de dulces lágrimas y enredados en un beso con sabor a cielo.



Pablo Castro con la correción de Teresa Delgado ©2016
@bulevar58 
Derechos reservados.

Safe Creative #1609060245964

Comentarios